lunes, 29 de octubre de 2007

eN pOS dEL áNGEL bLANCO


En pos del ángel blanco
Que dejó su luz en mis tinteros
Una pluma, una sonrisa, tres pestañas
Sus huellas para siempre en mis senderos.

En pos de su vuelo es que ando
Con el halo de mi nombre en su apellido
los momentos apretados en las manos
y los días de un melocotón recién nacido.

En pos de lo que amo
Lloro a veces
La vida cuando era vida en su vida.

Y mi ángel
Esa brisa en mis días
Todo calma en la caricia de su risa.

Has partido ángel blanco
Y es mentira
Porque estás, siempre estás, al lado mío

Las distancias se deshacen en mi pecho
Y en tu pecho, para siempre
Es que vivo.
Dedicado a la primer "A"

2 comentarios:

  1. La voz de mi madre muy seguramente en su oscura muralla ha pronunciado iguales palabras... o tal vez simplemente ha podido sentir tales sentires.

    Llenaste mi alma con una frase de ella, llenaste mi alma con mi sueño por tenerlas... llenaste de significado su mirada grande y clara, su amplia sonrisa, mi imagen de sonrisa de mil dientes que es de ella... llenaste de ternura palabras del silencio de su abrazo...

    Llenaste nuestros ojos de lágrimas.

    Te amo, mi todo, simplemente te amo.

    A.

    ResponderEliminar
  2. Me faltan elementos para enjuiciar el fondo de tu poema, pero se acierta su intensidad y su emotividad, y por esto, la forma, aunque haya algún verso que no me parezca redondo, no me importa.

    Me gustó mucho, cada vez estás más rimado, pero me sigue gustando.

    Paco

    ResponderEliminar