miércoles, 14 de octubre de 2009

rEAPARECES




Tú que querías tanto a los tuyos
y nunca los nombraste.
Tú que preferiste perderte
a las brasas de esta comunión.
Tú que hablabas de lealtades
mientras clavabas tu ausencia en mi espalda.
Tú que me abriste tus brazos
para luego llenarlos de olvido.
Tú que me diste la mano, el dedo
y después la nada.
Tú que viniste de alas
y te fuiste sin vuelo.
Tú que supiste de bienvenidas
pero derrapaste en este adiós.
Tú, amigo mío, reapareces
y me cuesta decir todo.
y me cuesta decir nada.

4 comentarios:

  1. Ojalá el destinatario te acuse recibo besho...
    Te amo.
    ...
    A.

    ResponderEliminar
  2. Las letras, como siempre, hermosas. La pregunta que me hago es la siguiente: ¿Apareció un fantasma?

    ResponderEliminar
  3. Tranquilo amigo, pasa a veces. Esperemos que sea bueno verle nuevamente. ^^

    ResponderEliminar
  4. No quiero entrar en el fondo, no aquí, el poema es bello, sentido y toca, a mí, evidentemente, mucho.

    Hay vuelos que son difíciles y hay distancias que a veces se agrandan sin que haya un porque claro. Pero los amigos pueden seguir siéndolo incluso en el silencio.

    Un abrazo y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar