martes, 5 de junio de 2007

aY dE tI


Ay de tu sonrisa irónica, de tu jodete por boludo, de tu no me importa nada
Ay de tu índice asesino, de tu amanecer perfecto, de tu robusto latido
Ay de tu agua clara, de tus manos blancas, de tu toalla roja

Ay de ti, caballero lapa.


Ay de tu amor de padre, de tu beso de las buenas noches, de tu no llegues tarde
Ay de tu luna de cama calentita, de la alegre mueca que te muestra la vida, de tu plato de comida
Ay de tu mirada de alto mando, de tus trotes matinales, de tu cara atemorizante
Ay de ti, gusano del alma y de la carne.


Ay de tu bigote con rango, de tus días de campo, de tus disculpas porque errar es humano
Ay de tu procesión de inocentes muertos, de tus mates mañaneros, de tu carcajada ante la impotencia del pueblo
Ay de tus bolas que se pasan todo el dolor causado, de tus pasos impunes, de tu genocidio indultado

Ay de ti, general de facto.


Y de tus parcas que arrastraron a la inocencia por un calvario de picana y dolor, hacia el Gólgota de la desaparición.

Ay de ti artífice de la tragedia, hijo del mal.



El olvido te ha indultado
la historia te ha perdonado
y el mundo, aceptó tus pasos
pero nadie, ni siquiera vos, caballero lapa
podrá escapar de mis letras sangrando.

1 comentario:

  1. Duro, bello e intenso, da gusto encontrarte lejos de donde solías, y descubrir que eres más de lo que allí mostrabas.

    ResponderEliminar